Quinto Domingo de Pascua

May 9, 2020

"El camino, la verdad y la vida"

En esta temporada de Pascua continuamos buscando y celebrando al Señor resucitado en nuestra oración. El domingo pasado, reflexionamos sobre la imagen de Cristo como pastor. Nos protege y nos da dirección. Él dio su vida por nosotros para que podamos tener vida. En el Evangelio de este domingo, escuchamos a Jesús como "el camino, la verdad y la vida". Podemos entender que vivir en Cristo es una cuestión de seguir su camino porque lo reconocemos como la verdad del amor de Dios por nosotros. Y, al hacerlo, tenemos una nueva vida en él. Mientras mantenemos esta enseñanza en nuestras vidas, estamos seguros de que Cristo nos protegerá y nos guiará.

Cristo nos invita a encontrarnos con él. En "La alegría del Evangelio" (Evangelii Gaudium), el Papa Francisco describe la experiencia de esta manera:

Sólo gracias a ese encuentro —o reencuentro— con el amor de Dios, que se convierte en feliz amistad, somos rescatados de nuestra conciencia aislada y de la autorreferencialidad. Llegamos a ser plenamente humanos cuando somos más que humanos, cuando le permitimos a Dios que nos lleve más allá de nosotros mismos para alcanzar nuestro ser más verdadero. Allí está el manantial de la acción evangelizadora. Porque, si alguien ha acogido ese amor que le devuelve el sentido de la vida, ¿cómo puede contener el deseo de comunicarlo a otros?  # 8 E.G.

El Papa Francisco nos recuerda que la presencia de Cristo en nuestras vidas no es simplemente una experiencia egoísta, sino una invitación a compartir el amor de Cristo con los demás. Escuchamos esta invitación esta semana en la lectura de los Hechos de los Apóstoles, en el establecimiento del orden de los Diáconos en la comunidad cristiana primitiva. La historia nos enseña la dimensión del servicio como parte integral de la vida de la comunidad cristiana. Otro mensaje de la historia es que la dimensión del servicio fue vital a medida que la comunidad creció y se desarrolló. Una característica de los seguidores de Cristo era el amor auténtico que compartían el uno por el otro. Ese amor se elevó a un nivel social ya que compartieron lo que tenían para el beneficio de los demás y que no marcó la diferencia si uno era judío o gentil.

Este domingo, me da mucha alegría reconocer a nuestros diáconos de la parroquia, José López, Jim Janousek, Artemio Martínez y Salvador Huerta. La Orden del Diácono se restableció en la Iglesia Católica hace unos 50 años. Nuestros diáconos parroquiales nos sirven predicando, presidiendo el bautismo, la devoción parroquial y las celebraciones de quinceañeras. Queremos agradecer a estos hombres por su servicio a la parroquia

.………………. una nota sobre el Día de las Madres

La profundidad de nuestro compromiso con Dios se expresa en nuestra respuesta al llamado de Dios. Un llamado muy especial y único para demostrar el amor que Dios se entrega es el llamado a la maternidad. Estamos profundamente agradecidos todos los días de nuestras vidas por el amor y la dedicación de nuestras madres. Es una de las influencias más significativas en nuestras vidas. Pedimos la bendición especial de Dios para ellas este día.

Padre Larry

Comments

There are no comments yet - be the first one to comment: